Etiquetas:

Decálogo para mandar tu manuscrito a una editorial

Después de terminar tu libro, llega el ansiado momento de buscar su publicación. Este no es un proceso fácil pero no puedes desistir, ya que estás muy cerca de la meta. Aunque cada caso es distinto, esperamos que estos consejos sirvan para orientarte un poco.

  1. Investiga qué editoriales publican libros del género que acabas de terminar. Esto te ayudará a no perder tiempo y recursos mandando un libro de poesía a una editorial que sólo publica narrativa, por ejemplo.
  2. Cada editorial tiene sus propios lineamientos de recepción de documentos. Éstos por lo general están publicados en sus páginas web. No te empecines en hacer las cosas como tú crees que deben ser, es decir, si la página de la editorial dice que mandes tu manuscritos a cierta dirección física o virtual, y tú te aferras a la idea de sacar una cita con el editor, lo más probable es que termines siendo ignorado.
  3. Sé paciente. Cada editorial tiene sus tiempos. Algunas tardan de tres a seis meses en dar una respuesta, y algunas hasta más. Incluso hay algunas que no ofrecen una respuesta negativa y sólo te contactarán si el material que les enviaste les interesa.
  4. Algunos autores se preocupan por registrar su obra ante INDAUTOR antes de enviarla a cualquier lado. Ésto es útil para la tranquilidad propia, pero no es algo indispensable. Si una editorial o un editor ven un material que les interesa, quieren el paquete completo: no sólo el texto, sino al autor. En este caso, buscarán tener una relación cordial con el autor, y muy difícilmente harían algo poco ético como plagiarle un manuscrito.  
  5. Puedes enviar tu manuscrito a varias editoriales simultáneamente, mientras no tengas un contrato firmado no hay por qué perder el tiempo.
  6. Una editorial no es un taller literario. Algunos autores, al recibir un dictamen negativo, piden saber qué hay qué trabajar en su libro. No es responsabilidad de la editorial darle retroalimentación al autor. A veces, ni siquiera tiene qué ver con que el manuscrito sea malo, a veces la decisión sólo está basada en las búsquedas comerciales de la editorial.
  7. Las editoriales independientes son una muy buena opción a la hora de publicar, aunque sus tirajes no son gigantescos, ofrecen una muy buena atención a sus autores y muchas veces les consiguen más prensa que una editorial que tiene a centenas de autores qué promover.
  8. Que la contratación sea clara. Cada contrato debe mostrar específicamente qué le estás cediendo a la editorial: formatos de publicación, áreas de distribución, pago de derechos en cada caso, etc. Ceder derechos patrimoniales: nunca.
  9. En México, generalmente los derechos por regalías son de 10% sobre PVP (precio de venta al público) en formato trade y 6% en formato de bolsillo, y 25% de precio de venta neto en libros digitales. Hay autores que negocian un porcentaje mayor cuando sus ventas de libros son por miles y decenas de miles de ejemplares.
  10. No caigas en la desesperación. Un buen libro encontrará su casa editorial. Siempre.