Cuento mexicano

Él la perseguía a través de la biblioteca entre mesas, sillas y facistoles…

Eva

Amanecía.
Por las calles desiertas de San Miguel del Milagro, una que otra mujer enrebozada caminaba rumbo a la iglesia…

El gallo de oro