Poemas de Miguel Hernández

Miguel Hernández (1910-1942), del libro "Antología de la Poesía Española del Siglo XX (1900-1939)" (Editorial Castalia, 1996).

Miguel Hernández también fue un poeta de gran importancia para la literatura escrita en nuestra lengua. El propio Fernando del Paso (1935-2018) reconoció en una entrevista que fue gracias al libro “El rayo que no cesa” (1936) lo que lo motivó a adentrarse en la literatura.

Canción última

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.

Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Cuerpo del amanecer

Cuerpo del amanecer:
flor de la carne florida.
Siento que no quiso ser
más allá de flor tu vida.

Corazón que en el tamaño
de un día se abre y se cierra.
La flor nunca cumple un año,
y lo cumple bajo tierra.

Llegó con tres heridas

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.

Tristes guerras

Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.
Tristes armas
si no son las palabras.

Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

Lecturas recomendadas

Talleres vigentes